31.12.13

2014, EL AÑO QUE NO ESTABA INVENTADO

Podría decir que hoy me he levantado dando un salto mortal, que me he quitado el pijama sin usar las manos y que dando volteretas he llegado al baño, parafraseando a los Hombres G, porque ahora lo vintage está de moda y los Hombres G ya son algo más que vintage. Y porque ya está todo inventado y que para qué.

Este es el discurso fácil, el de la Puerta del Sol como el año que fue, el que damos frente al reloj de antaño como de año en año, pero ¿y si nos inventamos 2014? 


Hace unos 10 años, cuando estaba ya todo inventado, llegaron los móviles con pantalla a color y cámara de 1,4 megapíxeles. Qué emoción. Y ahora nos quejamos si nuestro Smartphone no contiene la suficiente batería para compartir imágenes y vídeos en alta resolución de forma instantánea a través de redes sociales con gente a la que apenas conocemos. Modernidades.

Pues yo me voy a inventar 2014. Como cuando te inventas la letra de esa canción que suena machaconamente en la radio de camino a un viaje improvisado con cuatro euros en el bolsillo trasero y te entra la risa floja. Como cuando dejas espacio a la improvisación y sale bien.



No sé cuál será el resultado de este invento, pero hay 365 días por delante para averiguarlo. Lo único que sé es que los pasos del 2014 estarán dados con los zapatos facturados a los largo de 2013, esos que bajito gritan: improvisa. Haz cosas que te apetezcan y despacha con una sonrisa las que no. Una “no sonrisa” puede suponer una no venta, y nos estamos vendiendo constantemente. Si no hay trabajo, invéntatelo, porque no está todo hecho. Ya hemos tenido suficiente en 2013. Convierte los lunes en el mejor día de la semana. No desperdicies energía. Que no te roben la energía. Cánsate por gusto y con quien te sientas a gusto. Relativiza. Aparta un rato el móvil. Sonrisa otra vez, porque siempre deja mejor cara y mejores sabores de boca. Cierra la agenda a una hora determinada. Administra tu tiempo, sólo hay 24 horas al día. Plantea nuevos retos y replantea los que no se han cumplido. No hay nada imposible. 


Puede que cada día nos repitan que estamos en lo más bajo de todos los ranking y que estamos mal, muy mal (que esto también nos preocupa a los de las moditas), pero ¿qué hacemos entonces, nos sentamos a esperar? 

Como leí una tarde gustosa e improvisadamente perdida entre los libros de un centro comercial del que ahora mismo no acierto a recordar el nombre, la vida iba en serio, va en serio, y no estamos aquí para perderla, estamos aquí para aprovecharnos de ella, y disponemos de todo un año por delante para exprimir el mejor zumo que se nos ocurra.

Take care,

Javo

6 comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails