25.6.13

STUART VEVERS YA ESTÁ EN COACH, MOVE ON

Yo una vez me choqué con Stuart Vevers en un aeropuerto. "Lo siento", me dijo, y en ese momento no se me ocurrió preguntarle por qué dejaba Loewe para ser el director creativo de Coach, más que nada porque apenas hacía un par de años que era el diseñador de la firma española y porque los nervios me pudieron un poco, la verdad.

El caso es que Stuart nos deja, con lo que a él le gusta España, lo noté en aquel "lo siento" de apenas un segundo. Él, que trabajó para Bottega Veneta, Louis Vuitton y encumbró las piezas de Mulberry a la altura de bolsos de culto, aterrizó en Loewe allá por 2007 para hacer lo mismo, claro. La marca patria fundada en 1846 y proveedora oficial de la Casa Real necesitaba quitarse el mantón con olor a rancio, y el inglés lo sacudió bien. Trabajó la piel artesanalmente y poquito a poco en los códigos que requería el siglo XXI, luego se la llevó a desfilar a París junto a la grandes, consiguió que sus bolsos fueran lo único que Victoria Beckham echara de menos de nuestro país y ganas, blogs y amigas modernas con los bolsos por montera y posterior desbordamiento de stock, todo ello sin olvidarse de la marca España. Loewe estaba en la cima del lujo aspracional y, como muchos aseguran, es preferible retirarse en to lo alto que en las horas más bajas.


Ahora Vevers marcha a Coach, para revitalizarla y refrescarla, y que todas las niñas con posibles cuelguen sus bolsos del hombro otra vez, y las otras aspiren a tener uno. Nos da pena que se vaya, sí, pero move on. ¿Qué va a pasar ahora? Que es lo que a mí me interesa. ¿Cómo se va a asegurar la empresa de marroquinería el éxito que ha cosechado en estos cinco años? ¿Tiene algún as bajo la manga para que las nueva generaciones se sigan poniendo sus piezas sobre la cabeza?

Y yo aquí echo mano de los 'Rumore, rumore' que cantara aquella italiana -que en el país de la bota saben bien de moda- para armar mi teoría.

Por un lado, la gente comenta, dice, murmura que Marc Jacobs está a un tris de salir de Louis Vuitton, otra importante casa maletera, su etapa ha pasado y un posible sustituto sería Nicolas Ghesquière, huérfano desde que dejó Balenciaga en manos de Alexander Wang.


Por otro, Coach buscaba nuevo director creativo tras la salida de Reed Krakoff hace dos meses. Ajá, Marc Jacobs irá a Coach, dijeron muchos sin confirmación alguna. ¿Quién mejor que un americano y el responsable de la revitalización de Louis Vuitton para resucitar la marca con la que comparte país de nacimiento? Pero el puesto era para Vevers. Se siente.

Y en esta ecuación fashionista me pregunto yo: si los rumores de fin de ciclo de Jacobs en Vuitton continúan y la firma francesa comparte conglomerado empresarial (LVMH) con la española, ¿sería posible que el creativo estadounidense desembarcara en Loewe? Marc ya cuenta con el aval de ser un experto en firmas de tradición maletera, de revivir una línea de prêt-à-porter que estaba muerta y de convertir una casa con más años que el hilo negro en objeto de deseo actual. Trayectoria similar a la de Vevers, ¿no?


Películas que me monto yo en mi cabeza pero que, si se cumplen, exigiré derechos de autor y el Oscar, claro está. De momento, me voy al aeropuerto a ver si me choco con alguien y cambio el rumbo de la moda, o simplemente le hago unas preguntas.

Take care,

Javo

3 comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails