27.5.13

UD DÍA CON LORENZO CAPRILE O CÓMO SENTIRTE MEJOR QUE ANNE IGARTIBURU EN NOCHEVIEJA

Hace unos días recibí una invitación muy especial para asistir al taller de Lorenzo Caprile. Sí, el diseñador de las novias y el traje de la Igartiburu en Nochevieja. Yo ni me voy a casar ni voy a dar las campanadas, pero todo se andará, lo de las 12 uvas, no lo de casarse. El caso es que yo fui allí a cotillear y a ver lo que se cocía. No todos los días tienes la oportunidad de pasearte por el atelier de un creador de altura, y menos en petit comité como proponía la invitación.

Lorendo Caprile Atelier 001
Nos acomodaron en la sala de pruebas rodeados de toiles, donde las clientas pasan la primera cita: la del diseño y la de la prueba de prototipos, desde los más voluminosos a los más lánguidos, allí había para dar y tomar. Porque lo importante, según nos contó Caprile, no es quedarse con el boceto, donde se puede hacer lo que a cada uno le dé la gana, sino ver sobre el cuerpo cómo cae la tela y cómo funcionan los volúmenes en cada mujer. Buen punto de vista si al final lo que se busca es favorecer a la silueta femenina y no envolverla cual mamarracha en modas pasajeras o últimas tendencias.

Lo que presidía la habitación que normalmente no está en ella es una mesa llena de dulces de La Nube Azul. ¿Veis las bolitas de chocolate blanco a la derecha? El tarro terminó vacío. Gracias por contribuir a la nueva talla de más que luzco desde que los conocí.

Lorendo Caprile Atelier 002Lorendo Caprile Atelier 003

Tras las presentaciones y después de llenarme los bolsillos de bolitas de chocolate, llegó lo bueno, el tour por el taller. Primera parada: el probador. Que si mira, que si quita, que si pon, que si este lo llevó fulanita, que si este menganita, ¡El de la Igartiburu! Infinidad de vestidos dispuestos en percheros interminables. Y es que ni sólo hace vestidos de novia, como todo el mundo piensa, ni sólo los viste Anne. Los Caprile los calza todo el mundo, desde la madrina hasta la niña que celebra su puesta de largo, pasando por actrices de Hollywood a cuyas manos han llegado porque diseñadores de vestuario piden la colaboración del modisto español para súper producciones cinematográficas. Comprendo.

Lorendo Caprile Atelier 004Lorendo Caprile Atelier 005

Segunda parada: donde se hace la magia. Así convine yo en llamar a esta sala donde miles de manos manipulan aguja e hilo para dar vida a los vestidos que habíamos visto antes. Apenas una decena de costureras (y un único hombre entre ellas) dedicadas a interpretar el boceto en tela y materializar lo que Caprile tienen en su mente. Un proceso creativo nada sencillo que pasa por detalles tan importantes como que un palabra de honor no se caiga en mitad de un ‘Danza Kuduro’ o que una falda mantenga el volumen de 50 kilómetros de diámetro tal y como se ha plasmado en el papel previamente. Aquí todo es posible. Magia, ya veis, y todo organizado y cuidado al detalle en pequeñas fichas personalizadas para satisfacer las necesidades de cada clienta.

Lorendo Caprile Atelier 006Lorendo Caprile Atelier 008Lorendo Caprile Atelier 009

Última parada: diseña tu propio Caprile. OH, WAIT!!  ¿Qué? ¿Qué encerrona es esta? ¡Que me devuelvan mi dinero! Y esto es lo que debería haber gritado, pero por pudor este episodio sólo sucedió en mi mente. Lorenzo Caprile nos hizo pasar, con todos los nervios que ello conlleva, por un simulacro de consultoría en el que debíamos crear nuestro propio diseño. Él boceta según nuestras directrices y nosotros seleccionamos los materiales. Atención a las caras de concentración.

Lorendo Caprile Atelier 010Lorendo Caprile Atelier 011Lorendo Caprile Atelier 013Lorendo Caprile Atelier 014

Una mañana más que agradable, que terminó con un empacho de bolitas de chocolate blanco y de conocimientos de los de costura de verdad, de los de toda la vida, pero alejada del tufillo a rancio del que todos huimos.

Lorendo Caprile Atelier 015

Bueno, vale, lo confieso, ya puestos nos pusimos a jugar a que nos casábamos unos con otros y utilizábamos el Wedding Pack ideado por Lomography para retratarnos. Un set en tamaño mini que dejar en la mesa de cada invitado para que capture, con perspectiva de ojo de pez y desde su punto de vista, los mejores momentos de la boda. Me casaría sólo por esto. Y luego divorcio para volverla a utilizarla.

lomography fisheye baby 11

Take care,

Javo
Fotografía: Manuel Ordovás

5 comentarios:

  1. A tenido que ser una maravilla, que suerte haber visto toda esa magia!

    http://perlasycoco.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. como me gusta la moda, el ambiente...y empezar al año que vien elo que en realidad me gusta; no las matemáticas, sociales...¡¡deseando que llegue ya el año que viene!!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails