27.7.14

OPERACIÓN BIKINI DE ÚLTIMA HORA

Que conste ante todo, antes de meternos de lleno, que lo que la sociedad actual conoce como "operación bikini" es una cuerda floja que hay que saber entender para no caer en obsesión o desorden. A continuación expondré 3 opciones para complementar una dieta saludable, no para sustituir ningún tipo de comida, y que sirven para reducir volumen, no peso. 
---

Mi verano oficial todavía no ha comenzado. Es decir, ese periodo vacacional de desconexión lo veo todavía detrás de una esquina saludando en bikini y gafas de sol. Poco me queda para vivir tirada en una toalla hablando de cosas sin sentido y preguntándome en compañía cómo será el futuro mientras jugamos a las cartas. 

Desde mayo me conciencié para hacer más deporte (como media España motivada gracias a Nike), y me hice con un equipo de la nueva colección sport de Oysho más unas deportivas de la marca reina del running. La verdad es que no como del todo bien, pero intento acostumbrar a mi cuerpo con dosis de comida saludable cada vez mayores. Todo sea por llegar a los 90 años dando chasquidos de negra.

Y así, a dos semanas de la perderme en vacaciones, me propongo conseguir una tonificación express para saludar en la playa nivel Letizia.


Estas dos semanas restantes me dejo llevar diariamente por tres complementos:

1) Diuridren, catorce sobres para catorce días. Son polvos con sabor a naranja que se utilizan de la siguiente manera: cada mañana, diluyo un sobre en 1,5 litros de agua y bebo esa botella a lo largo de todo el día entre comidas. Esto hace que elimine más líquido de lo normal, por lo que el deshinchamiento es  muy efectivo. Sabe a Tang de naranja (larga vida a los 90) y tiene diente de león, piña, magnesio... Un hit.  

2) Abedulce: un azúcar 100% natural que se obtiene del árbol Abedul. Perfecto para endulzar bebidas, hacer pasteles y cocinar de manera más saludable. Además, no produce caries.

3) Somatoline, el reto de la marca para reducir grasa acumulada en zonas específicas en 10 días. Un tratamiento reductor intensivo que, aparte de actuar como tal, suaviza y alisa la piel. What else?

Take care,

SiL

20.7.14

TEMPUS FUGIT


Recuerdo, de manera muy nítida, cuando en los 90 llegaba el verano. Parecía que el tiempo se paraba y cerrabas puertas de un curso para volver al siguiente con unos centímetros más pareciendo así "mayor".  Lo mejor de los veranos era ese periodo de transición en el que el tiempo literalmente se detenía: ese desconocimiento absoluto del día en el que te encontrabas y la desubicación espacio temporal que nos rodeaba se lidiaba a mordisco de Cornetto y las series de la 2.

Lejos queda esa maravillosa época de la que aprendimos tanto inconscientemente. Una de las cosas que más me apasionaban era liquidar ese tiempo muerto pintándome (fatal) las uñas con los pintauñas de mi madre, andando por el pasillo de mi casa con sus bolsos y tacones y hacerme peinados con horquillas. Average kid con tantas ganas de "ser mayor" y miles de preguntas que tendrían respuesta con los años. 
Me alegra de todas formas descubrir que no soy mayor todavía (aunque supongo que nunca se es), pero sí que hay tiempo para todo. Para los tacones, las uñas, los bolsos.



Y es que, si hay algo que tiene guiño en esta vida, es la fugacidad del tiempo. "Tempus Fugit" que, más para bien que para mal (ha de ser), nos hace cambiar viviendo transiciones para luego mirar atrás y sonreír de medio lado. Los 90 no vuelven en espacio tiempo, ¿o sí? 



Top: ZARA New/ Jeans: ZARA New/ Bolso: Acosta New/
Zapatos: Bershka New/ Pendientes: H&M sales/ Uñas: OPI Spain

Take care,

SiL

15.7.14

¿Y SI HUBIÉRAMOS PASADO EL FIN DE SEMANA EN LAS VEGAS?


Gracias a las casualidades de la vida y los designios del destino, la suerte quiso que la ciudad de Las Vegas se cruzara en nuestro camino el verano de 2009.

Desde entonces, cada vez que los primeros rayos de sol anunciaban el inicio de nuestra estación favorita, escapábamos al desierto de Nevada con la excusa de aprender inglés. Recorríamos kilómetros arriba y abajo del famoso The Strip, curioseando cada casino y cada centímetro de moqueta cubierta por las mesas de juego.

Las luces, los espectáculos y las fuentes repartidas a lo largo de esta famosa calle atraían nuestra atención hasta altas horas de la noche, llegando a convertirse en familiares. En una segunda casa.

Año tras año, el ritmo de Las Vegas permanecía inalterable, salvo por el cambio de cartel de algún espectáculo, hasta que en las navidades de 2010 surgió de ente los clásicos resorts el City Center, un complejo de lujo que haría las delicias de nuestras investigaciones lúdicas y arquitectónicas.

Un centro comercial, varios hoteles y un edificio de apartamentos componen el titán de acero que se abrió paso entre los habituales edificios temáticos, y pronto se convirtió en nuestro particular parque de atracciones. Desde entonces, nuestra siguiente visita a la ciudad del pecado se ha ido retrasando, aunque tenemos claro que, la próxima vez que pisemos tierra desértica, nos alojaremos en el Aria Resort. Incluso hemos llegado a pensar qué llevaríamos en la maleta para (auto)inaugurar cada rincón del mastodóntico hotel.  Todo un reto para el característico Vegas Style.


Chances of life wanted us to spend the Summer of 2009 in the city of Las Vegas. Since then, every single time the first rays of our favourite season dared to appear, we ran away to the desertic Nevada.

We strolled along The Strip till its lights, casinos and fountains became our second home. But last time we were there, Christmas of 2010, something changed. An enormous and impresive steel Resort emerged between the classic hotels on this street: The City Center.

A mall, several hotels and a building of apartments are the family of this brand new luxury resort, and eventhough we haven't been back in Las Vegas since that time, we know exactly where to stay and what to wear next time we land in the sin city: Aria Hotel and tons of our very own Vegas Style.




Victoria's Secret mix & match bikini, Mango bag, Muïc bracelet, Asos shades, Birkenstock sandals.


 Liquid Pool and Lounge at Aria Hotel

Orlebar Brown swimsuit, Mr. Boho espadrilles, Armani Swiss Made watch, Asos backpack, Police Neymar Edition shades. 



Mango HE shirt and belt, Asos pants, Steve Mono purse, Zara shoes


Javier's Restaurant at Aria Hotel


Mango HE belt, Asos maxi dress, Givenchy sandals, Muïc earrings, Christian Louboutin clutch



Anthony Vacarello dress, Muïc necklace, Giuseppe Zanotti sandals, Jimmy Choo clutch, Marc Jacobs Beauty lipstick


 Haze Night Club at Aria Hotel

Gucci bowtie, Montblanc cufflinks, Derek Rose handkerchiefs, Ulysse Nardin watch, John Lobb slippers
 

Take care and drive carefully,

Javo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails