miércoles, 23 de abril de 2014

THIS IS ABOUT A ROAD TRIP

La meta se antojaba remota cuando cerramos la puerta del coche. Una sensación que ya conocíamos consideró que era el momento de ponerse a la cabeza en una carrera que combinaba un gran batiburrillo de ilusiones. Una vez dada de lado la cuestión maletera, lo único que teníamos en mente era el reencuentro que deseamos desde que nos separamos por última vez.

Y entonces, el contacto de las llaves que consigue arrancar nuestro vehículo y comenzar a alejarnos de nuestro punto de origen, ya forma parte del inicio de una aventura que, ya sabemos, será la conversación recurrente cuando nos quedemos sin argumentos durante nuestras cenas estivales.

Y dejamos atrás la ciudad.




Los paisajes mudaron sus galas más industriales a un color verde intenso, aire puro en las zonas no habitadas de nuestro país. Esas vistas que te hacen reflexionar totalmente desvinculado de tu mente, incluso si estás al volante y tu única responsabilidad es atender, aunque inconsciente e imprudentemente no lo haces.


Nuestra energía se canalizó en estímulos que invitaban a olvidar, por tiempo limitado, las ataduras a la vida real. Porque la irreal, ahora manifiesta, ya tenía sabor. Pero entonces, un alto en el camino.





Ser consciente de cada instante es la clave. Prepararse para ello lleva su tiempo. Cruzando la frontera...


Y es ahí donde acaba lo bueno y comienza lo mejor.

Take care,

SiL

Sil: Sudadera: Smiley/ Leggins: Top Shop
Javo: Camiseta: C&A/ Pantalones: ZARA

martes, 22 de abril de 2014

EL COMODÍN DEL PREPPY SEGÚN EL GANSO


Hoy volvemos a prepararnos. Volvemos a ser esos preparatory o alumnos preuniversitarios de la Ivy League americana que con su estilo desenfadado (para aquella época) y sus corbatas a rayas revolucionaron, primero, la concepción del uniforme y, después, la de la moda masculina de mediados del siglo XX.

Y digo que nos preparamos porque tras la Semana Santa y sus días de verano anticipado, sacamos de nuevo la gabardina y afrontamos, ahora de verdad, la primavera que la sangre altera y que sus lluvias nos deja. Configuramos un armario de entretiempo en el que se combina la transición entre el crudo invierno que dejamos atrás y el que será el caluroso estío.

Claro, ante la inestabilidad siempre llega la incertidumbre, y frente a ello no hay nada mejor que recurrir a lo seguro, al uniforme que nunca falla, al preppy que pusieron de moda aquellos prep(aratory) y que se configura como baza ganadora para transitar la nueva temporada.

Líneas clásicas socialmente aceptadas que incorporan cortes slim para quitarles el olor a naftalina de nuestros abuelos. Un tradicional renovado que sirve de comodín y que yo prefiero con factura made in Europe y firma española, como la de El Ganso, que después de conquistar la arteria comercial masculina en el número 15 de la calle Jorge Juan, estrena nuevo templo preppy en la calle Serrano, 46, adueñándose así de todo el distrito de Salamanca (y situándose más cerca de mi oficina, lo que constituye un gran peligro).

El estilo de vida de un hombre que, por su imagen, proyecta una preocupación por la estética, la cultura y el ámbito intelectual, algo que en España parece que nos sale bastante bien (al menos desde 2005 gracias a El Ganso). Porque si bien fueron los estadounidenses quienes lo inventaron, fueron japoneses e ingleses los que dieron continuidad a esta imagen atemporal.





Total look: El Ganso; Zapatos / Shoes: TenKey: Pisacorbatas / Tie Bar: vintage

Take care,

Javo

*Fotografía: Manuel Ordovás

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails